Fisioterapia y
podología

Aplicaciones

Fisioterapia/Tratamiento del dolor
aplicaciones-cube3La laserterapia es una modalidad de tratamiento no invasivo, seguro y efectivo donde la luz se emplea para aliviar el dolor, reducir la inflamación, y estimular la cicatrización de heridas y curación de tejidos blandos.

El K-Laser es capaz de emitir potencias de hasta 20 W, siendo el láser terapéutico más potente, logrando aplicar potencia en tejidos profundos y eliminar el dolor.
El láser actúa convirtiendo la luz en energía fotoquímica, dando lugar a un correcto funcionamiento celular que lleva a la desaparición de los síntomas (dolor).
El efecto biológico primario del láser viene de la estimulación de los mecanismos de transporte celular en la mitocondria, membranas celulares y tejido epitelial. Esta acción causa la liberación de químicos vasodilatadores, la estimulación de la síntesis de DNA y RNA, el aumento de la producción de enzimas, un incremento de la actividad del superóxido dismutasa, normalización del pH del tejido, y un aumento de la producción de ATP.
El aumento de la vasodilatación (riego sanguíneo) y la mejora de la microcirculación aumenta el aporte de nutrientes celulares, acelerando la regeneración tisular (lo que significa una curación más rápida). Al mismo tiempo se produce una reducción de la inflamación.
El láser se coloca en contacto con la piel de manera que la energía pueda penetrar el tejido, donde interactúa con una serie de moléculas dando lugar a la restauración del funcionamiento normal de la función celular. Este efecto también estimula el proceso natural de curación del cuerpo. En resumen, la energía de la luz se convierte en energía bioquímica.

Efecto Anti-inflamatorio:

La terapia láser tiene un efecto anti-edémico ya que provoca vasodilatación, pero también al activar el sistema de drenaje linfático (drenando la zona dolorida).

Efecto Antiálgico:

Gracias a este efecto anti-inflamatorio, se reduce el edema y por lo tanto existe menos dolor.

Como hemos dicho anteriormente, la laserterapia estimula la vasodilatación y el drenaje linfático, lo que aumenta la reabsorción de los productos causantes del dolor. El láser regula el bombeo de sodio-potasio (este bombeo mantiene el potencial a través de la membrana de la célula nerviosa, llevando al bloqueo de la transmisión de la señal del dolor).

Regeneración tisular:

El proceso de cicatrización de tejido dañado puede hacerse por regeneración, por cicatrización o por una combinación de ambas. La regeneración es una reparación que asegura la vuelta al estado anterior de la lesión, con las mismas propiedades fisiológicas y biomecánicas. La cicatrización en cambio da lugar a un tejido conjuntivo que pierde parte de las propiedades estructurales y funcionales. Esto sucede con mayor frecuencia en tejidos con poca oxigenación y vascularización como los tendones.

La aplicación del K-Laser mejora todas las fases de regeneración de tendones y otros tejidos blandos mediante el aumento de la vascularización y la estimulación de macrófagos y de miofibroblastos, reduciendo el tiempo de cada una de las fases de cicatrización y una notable disminución del dolor.

Podología
El K-Laser Cube es un equipo multiláser, capaz de aplicar longitudes de onda diferentes, permitiendo realizar tratamientos en distintos campos de la podología, tanto bioestimulativos y de tratamiento del dolor (talalgias, espolón calcáreo, fascitis plantar, esguinces), de cicatrización de heridas (pie diabético, úlceras, tratamientos post-quirúrgicos) como tratamientos térmicos de onicomicosis y verrugas plantares.

Onicomicosis:

La onicomicosis, o infección fúngica de las uñas, es una patología que se manifiesta a través de la pérdida de coloración y engrosamiento de la uña, llegando en ocasiones a producirse el astillamiento y destrucción de la lámina ungueal. En la mayoría de los casos está causada por dermatofitos, pero también puede estar ocasionada por levaduras (Cándida) y por hongos no dermatofíticos (mohos).

Se calcula que en torno a entre el 5 y el 10% de la población padece esta situación, agravándose en el caso de pacientes diabéticos y personas mayores. Precisamente en estos casos, los tratamientos por vía oral pueden estar desaconsejados, y los tratamientos tópicos son lentos e incómodos.

aplicaciones-cube2El tratamiento de la onicomicosis es la última aportación a la medicina de la terapia mediante láser. Se trata de un tratamiento rápido (4 sesiones de unos 6 minutos para una uña del dedo gordo del pie), seguro (no tiene efectos secundarios y puede ser aplicado en todos los pacientes) e indoloro (el paciente percibe un calentamiento intenso que puede producir una molestia transitoria).

La terapia se realiza por efecto térmico, ya que tanto el hongo como las esporas son eliminadas en contacto con el calor, empleando el principio de la fototermolisis selectiva, aprovechando las diferencias de absorción de la energía del láser y conductividad térmica entre la infección fúngica y el tejido circundante. La absorción de la luz por parte del hongo da lugar a su conversión en calor. El hongo es sensible al calor por encima de los 55ºC, de manera que la absorción de energía láser da lugar a un calentamiento prolongado del micelio y genera un efecto fungicida. Sin embargo al calentar el tejido dérmico por encima de los 40ºC puede provocar dolor y necrosis, de modo que el formato deberá ser pulsado para favorecer la disipación del calor por parte de los tejidos gracias a su mayor conductividad térmica.

Para lograr el calentamiento será necesario emplear longitudes de onda que sean muy absorbidas por el agua de los tejidos, de manera que la energía del láser sea transformada en calor, y que a su vez no sea captada por los demás cromóforos del cuerpo (melanina y hemoglobina).

K-laser emplea un diodo de 970 nm para dicho tratamiento, al ser un tipo de luz con gran afinidad por el agua, con una muy baja absorción por la hemoglobina.

Papilomas:

Al igual que en el caso de la onicomicosis el láser actúa mediante efecto térmico. La terapia láser tiene la ventaja de permitir controlar la zona tratada con mucha precisión, siendo muy selectivos en el tejido que vamos a eliminar.

 

Cicatrización de heridas
La aplicación de laserterapia para favorecer el proceso de cicatrización de heridas es una técnica que se viene realizando desde hace más de 30 años. Son muy numerosos los estudios clínicos que han demostrado la eficacia de su utilización en los procesos de cicatrización. La luz láser ha demostrado su efectividad en la mejora de la curación de heridas abiertas, en la reducción del dolor y en la disminución del riesgo de infección. La laserterapia es empleada en el tratamiento de úlceras de pie diabético, úlceras por presión, quemaduras así como en heridas infectadas, traumáticas y post-quirúrgicas, que no cicatrizan correctamente.

aplicaciones-cube1El láser actúa mediante un efecto fotoquímico y no por efecto térmico, al ser absorbidos los fotones de la luz láser en la mitocondria de las células. La absorción de dicha energía fotónica da lugar a la estimulación del metabolismo celular.
Entre los efectos más significativos cabe destacar la capacidad del láser de elevar la disponibilidad de ATP mitocondrial, aumentar la mitosis celular y la síntesis proteica y estimular la capacidad de cicatrización del tejido conjuntivo.
La unión del efecto a nivel circulatorio con el efecto potenciador de la producción de energía disponible en la célula se traduce en una aceleración del tiempo de cicatrización y una mejora de la calidad del tejido de reparación.

Aceleración del proceso de cicatrización:

La luz láser estimula la producción de fibroblastos (los fibroblastos son los bloques que forman el colágeno, predominante en la curación de heridas) del tejido dañado. El colágeno es la proteína esencial requerida para reemplazar el tejido viejo y curar heridas en los tejidos. Como resultado, la laserterapia es efectiva en heridas abiertas y quemaduras.

Reducción de la formación de tejido fibroso:

La laserterapia reduce la formación de tejido cicatrizal originado por daños en los tejidos por cortes, quemaduras o cirugías, y que en numerosos casos acaba siendo una fuente de dolor crónico.

Mejora de la actividad vascular:

La luz láser incrementa significativamente la formación de nuevos capilares en el tejido dañado, acelerando el proceso de curación y reduciendo la formación de tejido fibroso. Otros efectos positivos son la angiogénesis y vasodilatación. Un mayor riego sanguíneo equivale a una curación más rápida y a un menor dolor.

Aumento de la actividad metabólica:

La laserterapia aumenta la producción de enzimas, el aporte de oxígeno y la carga de energía celular. Las células dañadas pueden regenerarse con mayor rapidez.