Fisioterapia y
podología

Laserterapia

¿Qué es la laserterapia?
La laserterapia o fotobiomodulación consiste en el uso de longitudes de onda de luz específicas para lograr efectos terapéuticos. Durante este proceso la luz láser infrarroja interactúa con los tejidos a nivel celular permitiendo la regeneración de los tejidos dañados. Estos efectos se producen cuando los fotones, emitidos por el láser, son absorbidos por los cromóforos de los tejidos, aumentando la circulación e incrementando el aporte de agua, oxígeno y nutrientes al área dañada. Esto crea un entorno de curación óptimo que reduce la inflamación, los espasmos musculares, la rigidez y el dolor. A medida que la zona afectada recupera su normalidad, la función es restaurada y el dolor aliviado.

Efectos de la laserterapia en el cuerpo

  • Recuperación tisular acelerada y desarrollo celular. El láser penetra en profundidad en los tejidos y aumenta la energía disponible para las células, por lo que la absorción de nutrientes y la eliminación de residuos se realiza con mayor rapidez. Como resultado, los tejidos se regeneran antes.
  • Cicatrización más rápida de las heridas. La luz láser estimula la producción de colágeno, predominante en la cicatrización de heridas.
  • Reducción de la formación de tejido fibroso. La laserterapia reduce la formación de tejido cicatrizal, causante del dolor crónico.
  • Efecto anti-inflamatorio. La luz láser tiene un efecto anti-edémico, ya que provoca vasodilatación, pero también porque activa el sistema linfático. Como resultado se reduce la inflamación.
  • Efecto analgésico. La terapia láser bloquea el dolor transmitido por las células nerviosas al cerebro. Además, al haber menos inflamación, disminuye el dolor.
  • Aumento de la actividad vascular. La luz láser aumenta la formación de capilares en los tejidos dañados y el incremento temporal del diámetro de los vasos sanguíneos, acelerando el proceso curativo.
  • Aumento de la función metabólica. La terapia láser origina una mayor producción de enzimas específicas y un mayor consumo de oxígeno y nutrientes por parte de las células sanguíneas.
  • Función nerviosa mejorada. La luz láser acelera la reconexión de las células nerviosas en un tejido dañado.
  • Inmunoregulación.